Simón Bolívar fue un Militar y Político venezolano conocido como El Libertador. Encabezó la independencia de Venezuela, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Bolivia.

Simón Bolívar nace en Caracas, Venezuela, el 24 de julio de 1783, hijo de don Juan Vicente Bolívar y Ponte y doña María de la Concepción Palacios y Blanco. Su nombre completo es Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios.

Su padre muere cuando él tenía dos años, y su madre cuando contaba once, de manera que a temprana edad queda huerfano. Hereda una gran fortuna y queda al cuidado de su tío Carlos Palacios. Mientras tanto, recibe una esmerada educación de parte de Simón Rodríguez, quien le estimula a luchar por sus ideales.

En 1797 ingresa al ejército como cadete y en 1799, ya con el grado de subteniente, Simón Bolívar viaja a España con el fin de aumentar su educación. Allí es recibido por su tío Esteban Palacios y continúa sus estudios con Andrés Bello.

En España conoce a María Teresa del Toro y Alayza, joven de noble cuna española, y se casa con ella el 26 de mayo de 1802, con apenas diecinueve años de edad. Luego regresa a Caracas en compañía de su esposa con el fin de dedicarse a trabajar sus tierras, pero ella muere tan solo unos meses después, víctima de la fiebre amarilla, por lo cual, Bolívar, deprimido, jura nunca más volver a casarse y regresa a España a comienzos de 1803.

Una vez en España, estudia con el famoso marqués Jerónimo de Ustáriz. Se traslada a Francia en 1804, donde asiste a la proclamación de Napoleón Bonaparte como emperador de Francia.

Viaja a Roma, y sobre el Monte Sacro, el 15 de agosto de 1805, jura no descansar hasta ver a su tierra libre del yugo español. De regreso en París se une a una logia masónica (Latauro) y en 1807 regresa a Venezuela, luego de una breve estadía en Estados Unidos.

Durante el lapso de 1807 a 1810, Simón Bolívar asiste a reuniones independentistas y junto con otros de su época, se prepara para lograr sus ideales. Forma parte de la Junta de Caracas que el 19 de abril de 1810 destituye al entonces gobernador Vicente Emparan.

Ya con el grado de coronel, es enviado a Londres junto con Andrés Bello y López Méndez para obtener apoyo del gobierno británico, sin embargo, estos solo prometieron neutralidad. Se encuentra con Francisco de Miranda y lo invita a regresar para comandar el ejercito patriota.

Junto con Miranda, Simón Bolívar funda la Sociedad Patriótica, ente que les sirve para promover sus planes de liberar a Venezuela. Con la libertad en mente, presionan al Congreso para que proclame la Independencia de Venezuela, hecho que ocurre el 5 de julio de 1811.

Comienza la guerra contra España y aunque obtienen algunas victorias, son derrotados por el ejercito realista, y Miranda se ve obligado a capitular en 1812. Por esto, Bolívar, con otros dirigentes más lo traicionan a los españoles.

Acto seguido, se exilia en Cartagena, Colombia, donde llega después de pasar por Curazao. Desde allí escribe sus ideales políticos en su famoso Manifiesto de Cartagena. Ademas, otras cartas donde expone que Nueva Granada (Colombia) debe ayudar a Venezuela en su lucha independentista, pues es su misma causa, y que deben ser exterminadas las fuerzas españolas de América. Incluso explica la razón de sus tratos recientes con Miranda.

A principios de 1813, Simón Bolívar toma Cúcuta y emprende la Campaña Admirable. El 23 de mayo entra en Mérida y un poco después proclama la Guerra a Muerte contra el ejército realista mientras se hallaba en Táchira.

El 6 de agosto de ese año toma Caracas. Instala la Segunda República (la primera la había perdido Miranda al capitular) y aun cuando no se queda en la capital, gobierna instalando tres Secretarias de Estado. Es el 14 de octubre de dicho año cuando los caraqueños le nombran Capitán General de los Ejércitos de Venezuela y le dieron el titulo de Libertador.

Aun cuando Bolívar y sus generales ganan batallas durante los últimos meses de 1813 y principios de 1814 (Vigiríma, Araure, La Victoria, san Mateo, etc.), es derrotado en Barquisimeto. Caracas cae de nuevo en manos realistas y es presionado por los ejércitos comandados por José Tomás Boves.

Se dirige a Oriente con 10.000 soldados, donde tiene lugar la batalla mas ruin de la historia venezolana. Simón Bolívar pierde esta frente al general realista Morales. Dada la insubordinación de sus oficiales, escribe el Manifiesto de Carúpano y se marcha a Cartagena, pero allí mismo existen luchas políticas internas que lo hacen renunciar y encaminarse a Jamaica el 10 de mayo de 1815.

Durante su estancia en el exilio, Bolívar escribe el 6 de septiembre de 1815 la Carta de Jamaica, documento de gran valor, pues refleja sus impresiones acerca del movimiento independentista y contiene su opinión acerca las políticas que deben implementarse en las Repúblicas nacientes.

Luego de allí, viaja a Haití, donde encuentra ayuda del Presidente Alexándre Sabes Petion, quien le proporciona armas y dinero. Los exiliados venezolanos le nombran Jefe Supremo y conforma la Expedición de los Cayos, con la que el 1 de mayo de 1816 tiene un combate naval cerca de Los Frailes y llega a Juan Griego, Isla de Margarita al día siguiente.

Fracasa momentáneamente en tierra firme, y se ve obligado a volver a Haití, pero regresa con una segunda expedición con la cual entra en el este y sur del país. Toma Carúpano, y luego de la batalla de San Félix ocurrida el 11 de abril de 1817, queda libre para los patriotas la zona de Guayana y la importante vía fluvial del río Orinoco.

Simón Bolívar se radica en Angostura (Ciudad Bolívar) donde arma una organización gubernamental, creando para ello el Consejo de Estado el 30 de septiembre de 1817 y luego el Consejo de Gobierno.

Cambiando su estrategia militar, reúne a varios veteranos de las guerras napoleónicas en la llamada Legión Británica. Además, establece contacto con José Antonio Páez, el 30 de enero de 1818, y con otros jefes militares, con los que comienza la Campaña del Centro.

Durante esta campaña gana algunas batallas, perdiendo otras, mas, regresa a Angostura donde el 15 de febrero de 1819 pronuncia el Discurso de Angostura, ante el segundo Congreso de Venezuela, donde se le elige presidente de Venezuela.

En el Discurso de Angostura, Bolívar dice una de sus máximas más conocidas: “Moral y luces son nuestras primeras necesidades”. Plantea el ejemplo británico de régimen centralista como un modelo a seguir, apoya la democracia y rechaza la esclavitud, y analiza la condición de los venezolanos.

Parte Bolívar hacia Nueva Granada para promover su liberación. Es auxiliado en este esfuerzo por los llaneros de Páez y la Legión Británica y juntos emprenden la Campaña de Los Andes, que llega a su fin con la batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819.

Con esta batalla, quedaba libre del dominio español el territorio de Nueva Granada, así que Bolívar entra en Bogotá, es proclamado Libertador, y establece un gobierno del cual es presidente, nombrando a Francisco de Paula Santander como vicepresidente. Queda Santander a cargo y vuelve Bolívar a Angostura desde donde crea la República de la Gran Colombia el 17 de diciembre de 1819 y es nombrado su primer presidente.

Ayudado por la revolución española, firma un armisticio con Pablo Morillo, pero se rompe el acuerdo, y da lugar la Batalla de Carabobo, el 24 de junio de 1821, con lo cual se libra a Venezuela definitivamente del yugo español.

El 26 de julio de 1822, Simón Bolívar se reúne con José de San Martín en Guayaquil, y aunque no se tiene constancia de sus conversaciones, al parecer descubren diferencias irreconciliables, razón que motiva a Bolívar a luchar por la independencia de Perú, mientras San Martín se retira a Argentina y finalmente a Europa.

En los siguientes dos años (1822 a 1824) Simón Bolívar y Antonio José de Sucre libraron las batallas de Pichincha, 24 de mayo de 1822; la de Bomboná, el 7 de abril de 1824; la de Junín, el 6 de agosto de 1824 y la más importante: la batalla de Ayacucho ocurrida el 9 de diciembre de 1824, con la que se acaba finalmente la presencia española en Sudamérica.

Durante su estancia en Quito en 1822, Simón Bolívar conoce a Manuela Sáenz, quien se enamora de él y abandona a su marido, James de Thorne, por acompañarlo.

El 6 de agosto de 1825, en la Asamblea de Chuquisaca, se acuerda la creación de la República de Bolivia, y él mismo redacta la Constitución y nombra a Sucre como presidente.

Debido al movimiento separatista de La Cosiata, acaecido el 30 de abril de 1826, hubo de regresar a Venezuela para sofocar la rebelión. El 30 de noviembre de 1826 le nombran presidente vitalicio en Perú, pero Bolívar rehusa este honor.

De vuelta en Venezuela, indulta a Páez y los demás envueltos en la sublevación el 1 de enero de 1827, y les devuelve a sus cargos. Luego parte hacia Bogotá, y es nombrado presidente y dictador de Colombia.

Elimina la vicepresidencia, con lo cual acaba con la autoridad de Santander. Esto fue, lo que al parecer llevó al atentado contra la vida de Bolívar que se realiza en el Palacio de San Carlos de Bogotá, el 25 de noviembre de 1828, donde sobrevive gracias a la intervención de Manuela Sáenz.

Presidente como era entonces de Colombia, renuncia el 27 de abril de 1830 ante el último Congreso de Colombia, moralmente afectado y frustrado de ver realizada la separación de Venezuela de la Gran Colombia.

Sale de Bogotá y llega a Cartagena el 1 de julio de 1830, con el deseo de marcharse a Europa, pero es recibido con la noticia de la muerte de Sucre. Aunado a esto, la salud de Bolívar ya no es tan fuerte, por lo que se dirige a la quinta San Pedro Alejandrino, en Santa Marta el 1 de diciembre.

Allí es atendido por el Dr. Alejandro Próspero Reverend, quien le diagnostica tuberculosis. Redacta su testamento y su última proclama el 10 de diciembre, en medio de unos pocos amigos, y finalmente, el 17 de diciembre de 1830 fallece Simón Bolívar, el Libertador.

Sus restos descansan en el Panteón Nacional desde el 28 de octubre de 1876.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *